BALEA FRANCA AUSTRAL

O amigo, lector, colaborador e correspondente austral deste blog, Jorge Omar Veiga, escribe dende Bos Aires para informar dunha curiosidade fermosa, arredor da balea 125, na Península de Valdés, publicada na revista Noticias francas, do Instituto de Conservación de Ballenas. A protagonista da información non é esta que se ve na imaxe, pero si un exemplar da mesma especie.

Este blog sempre estivo interesado nos cetáceos, de feito, hai unha categoría, “Ecuación dos cetáceos”, que remite a eles. Na nosa relación con Jorge Omar os cetáceos, e en particular a balea franca austral, teñen a súa importancia. Con el e con José Luis vivimos a experiencia de navegar o Golfo Novo, logo de embarcar en Puerto Madryn, aquel día no que non só as vimos, senón que tamén as escoitamos. Aquel día tocounos vivir a relación próxima cunha nai e o seu baleato, que pasaba de seguido a rentes da nosa embarcación, como procurando unha caricia, tal e como se ven na imaxe superior. Da balea 125 pódese ler máis aquí:

http://www.icb.org.ar/noticias.php?noticia_id=102

Tamén, procedente da mesma revista, Jorge Omar envía esta selección arxentina para xogar no mundial da vida:

NON SE XOGA UN SÓ MUNDIAL

¡Hay Equipo! Alfonsina, Serena, Esperanza, Troff, Mochita, Gabriela, Espuma, Antonia, Cassiopeia, Josefina, Medialuna son el equipo mundialista.

Arranca desde el fondo a toda velocidad. Dos buques se cruzan en su camino para cerrarle el paso, pero los esquiva con una gambeta fuera de serie, dando fuertes soplidos y coletazos que dejan una estela de agua por detrás. En pleno avance, una red con varias boyas a la deriva se engancha en su aleta izquierda. Salta fuera del agua, gira y cae levantando una gran ola. Con sus hábiles movimientos se libera de la red. Continúa avanzando, aunque la aturden los estruendos que llegan desde la hinchada, con ecos y ruidos que la desorientan en su carrera. Pero sigue adelante. Avista la entrada del Golfo San José. Cruza el agua turbulenta. Algunas gaviotas picotean su lomo para alimentarse de su piel y le causan dolor. Pero finalmente logra entrar a las bahías tranquilas y silenciosas del golfo, donde en pocos días más traerá una nueva cría a esta población de ballenas francas australes de la Patagonia.

¡Cada día las ballenas juegan su propio mundial! Ellas son las campeonas de la vida en los océanos todos los días, miles de obstáculos y amenazas ponen en riesgo su vida.

¡Por eso, debemos ayudarlas a que no sean derrotadas!

Es nuestra responsabilidad que los océanos sean hogares seguros para las ballenas y todos los seres vivos que comparten su hábitat.

Te invitamos a sumarte a nuestros esfuerzos para lograr su protección. Para eso, en este mundial… ¡Adoptá una Ballena!

Juntos, podemos ayudarlas a ganar su mundial de la vida.

¡Adoptá una ballena,ingresando aquí!

Se puede difundir citando la fuente. © Instituto de Conservación de Ballenas  

Un servicio brindado gracias a la gentileza de MadrynCom